Se conoce como quiromasaje al masaje desarrollado manualmente como parte de una terapia. De este modo, un quiromasaje se diferencia de aquellos que se realizan con distintos instrumentos o dispositivos.

                    

 

quiromasajeQuiromasaje
Conjunto de técnicas manuales (masaje relajante, circulatorio, masaje de descarga, técnica neuromuscular, fricción transversa profunda, reflexología…) que se aplican a  zonas dañadas del cuerpo por diferentes motivos (traumatismos, operaciones, tensiones  posturales, edad…) para intentar recuperarlas y aumentar su movilidad, aliviar y reducir el dolor, proporcionando relajación y bienestar, calma, seguridad y confort a la persona tratada,  a la vez que regula y alivia la tensión psicofísica y ayuda a mejorar la capacidad de auto curación de nuestro cuerpo.

Quiromasajista

1. nombre común
Persona que tiene por oficio dar masajes con las manos.

Cuando un quiromasajista ejerce una presión sobre una zona del cuerpo en la que su paciente siente dolor, se produce una respuesta refleja que permite calmar la dolencia. La presión táctil y el frotamiento también pueden impulsar otros mecanismos, como reducir la sensación de cansancio o modificar el estado anímico. Es importante destacar, de todos modos, que el campo de los quiromasajes es muy amplio. La comprobación científica de sus efectos suele ser difícil de llevar a cabo: por eso, la medicina muchas veces no reconoce los quiromasajes como tratamientos válidos para enfermedades o dolencias.


QuiromasajeHay que tener en cuenta que una persona que ofrece un quiromasaje a su pareja con la intención de contribuir a su relajación no cuenta con los mismos conocimientos que un quiromasajista que masajea a un paciente para favorecer la recuperación muscular después de un esfuerzo, por citar un caso. A los quiromasajes también se le atribuyen beneficios para la circulación y la capacidad de mejorar la movilidad de tejidos dañados.


Aunque resultan difíciles de cuantificar, los beneficios psicológicos de los quiromasajes suelen ser aceptados a nivel general. El contacto entre la mano del quiromasajista y la piel de la otra persona suele provocar relajación y placer, algo que ayuda a eliminar tensiones y a reducir el estrés.


Veamos a continuación algunos tipos de quiromasaje:

  • Relajante: se trata del tipo más común de quiromasaje, ya que busca ayudar a las personas que sufren de nerviosismo o estrés, en muchos casos por no descansar lo suficiente, por estar atravesando problemas emocionales o tener demasiadas responsabilidades. Es posible aplicarlo en una región en particular, o bien en todo el cuerpo. Su ritmo es lento y las manipulaciones son superficiales, ideal para desprenderse de los problemas poco a poco hasta alcanzar un estado de relajación inigualable.

  • Tonificante: su ritmo es rápido y su ejecución es profunda. No suele durar más de veinte minutos y puede aplicarse en todo el cuerpo, aunque en varias sesiones, ya que de otro modo podría resultar agotador. Está indicado para individuos que realizan poca actividad física y que no poseen una musculatura muy desarrollada, y también para aquellos que sufren de obesidad, ya que su objetivo es tonificar y activar los músculos que se encuentran atrofiados por falta de movimiento.

  • Deportivo: sirve para prevenir y luchar contra la fatiga, aumentar la capacidad de trabajo y colaborar en la recuperación de lesiones, aunque éstas no hayan sido causadas durante la práctica de un deporte. Es importante señalar que este tipo de quiromasaje no sólo lo buscan los deportistas, ya que que es ideal para cualquier persona que quiera hacer un uso intensivo de su cuerpo o rehabilitarse de una lesión muscular, por ejemplo. En el caso de los deportistas, es posible distinguir entre el masaje previo y el posterior a una competición.

  • Drenaje linfático: se usa para favorecer el funcionamiento del sistema linfático y para proteger a la persona de diversas enfermedades y complicaciones. Es un masaje particularmente suave y se aplica en todo el cuerpo, ya que se busca la estimulación de todo el sistema circulatorio, aunque el foco son las partes que muestran mayor hinchazón (suelen ser los brazos, el abdomen y las piernas). Algunos de sus beneficios son la eliminación de toxinas, el mantenimiento del sistema inmunitario y la lucha contra la retención de líquidos.

 

Definición, efectos y acciones


QuiromasajeEl "quiromasaje" es un método de exploración (mediante la palpación perceptiva) y de tratamiento manual, aplicado sobre la cubierta corporal y trasmitido por la presión mecánica de las manos a los diferentes órganos y tejidos del cuerpo humano, que tiene a la vez, efectos reguladores sobre el dolor, la sensación general de energía, los estados de ánimo, el cansancio y en general sobre la psique. Según la indicación y los objetivos de tratamiento propuestos, se pueden lograr efectos que generan acciones directas y/o reflejas sobre el organismo.
Los beneficios del masaje han llegado hasta nuestros días evoluciónando desde las técnicas más simples para proporcionar relajación y favorecer el sueño, hasta el desarrollo específico de algunas más complejas para aliviar o eliminar dolencias concretas del cuerpo y/o el organismo. A continuación se especifican los principales efectos:

  • Mecánicos: en referencia a como las fuerzas mecánicas relacionadas con cada maniobra afectan a los tejidos.

  • Fisiológicos-higiénicos: cuando se efectúa el masaje en una persona sana para proporcionar mayor vigor al organismo o para aliviar el cansancio y, éste se asocia a la práctica de ejercicio físico o gimnasias suaves, y/o sauna, baño de vapor o baño turco, etc.

  • Preventivos: se cumplen cuando se localiza y delimita por palpación una zona tensa o con posible lesión, se lo comunicamos al sujeto que recibe el masaje y si es factible se deriva al fisioterapeuta, que es el profesional que legalmente está capacitado para tratar el síndrome del dolor miofascial. Además al aconsejar que el tratamiento este unido a la práctica de ejercicio moderado, se consigue fomentar el bienestar y que el masaje perdure. Cumpliéndose así varias de las funciones del terapeuta manual: cuidar-prevenir, tratar y promover la salud.

  • Terapéuticos: cuando se utiliza el masaje para mejorar la función circulatoria, recuperar la movilidad restringida entre los tejidos dañados, aliviar y/o reducir el dolor, o para optimizar la conciencia sensorial. En el momento en que el masaje proporciona apoyo humano, relajación y bienestar, ayudando en la recuperación y el mantenimiento de la salud se convierte, aun sin pretenderlo, en un acto terapéutico.

  • Estéticos-higiénicos: al movilizar la piel se provoca un efecto mecánico de arrastre o limpieza de está, eliminando así las células descamativas. Cuando el QM tiene por finalidad mejorar el aspecto externo de la persona, eliminando los depósitos de grasa, devolviendo al músculo su tono y relajando el cansancio. Tiene resultados higiénicos puesto que al eliminar el cansancio en una persona sana produce un resultado estético.

  • Deportivos: cuando se efectúa para preparar a un deportista con finalidad competitiva antes, durante y después de la práctica del mismo.

  • Psicológicos-anímicos: el contacto de la mano experimentada proporciona calma, seguridad y confort a la persona tratada, le proporciona relajación, a la vez que regula y alivia la tensión psicofísica.

  • Regula la función: masaje ayuda a mejorar la capacidad de autocuración de nuestro cuerpo.

 

Y como bien matiza el Dr. Ulrich Storck: “nunca hay que olvidar que el éxito del masaje depende de los múltiples efectos indisolublemente ligados unos a otros”. Efectos que generan acciones directas y/o reflejas, sobre el organismo, detalladas a continuación:

 

  • 1º Directas o locales: relacionadas con la acción mecánica de la mano sobre los tejidos, son aquellas que se manifiestan en el lugar de aplicación. Por ejemplo: Calentamiento moderado por la fricción; bombeo de la circulación sanguínea; estiramiento de los tejidos blandos; despegue de los tejidos cicatrizales; colaborar en la rotura de adherencias y fibrosis; aumento de la permeabilidad entre tejidos; descarga de enzimas; mejora la elasticidad de los tejidos y favorece el deslizamiento entre ellos.

  • 2º Indirectas o reflejas: surgen a distancia del lugar de aplicación, ejemplos: Relajación; favorecer el sueño; aliviar del dolor; favorecer la microcirculación; proporcionar equilibrio del Sistema Nervioso Autónomo. Estas acciones son similares a las indicadas en otras terapias reflejas como la reflexología, acupuntura, facioterapia...

La combinación de acciones y efectos generan una respuesta sobre los diferentes tejidos y órganos, así como cambios positivos y equilibrantes sobre los diferentes estados de ánimo y de la energía. El Dr. Storck especifica aún más: "donde quiera que deba considerarse un incremento de la capacidad para cumplir las exigencias planteadas, es decir, donde se haya implantado un cierto cansancio orgánico y tisular, el estimulo del masaje es el medio curativo más eficaz"; y designa al masaje como "regulador de la función".
Podemos añadir que la suma de efectos y acciones del masaje activa así mismo la capacidad de autocuración del organismo.

 

Técnica e indicaciones


QuiromasajeLas técnicas de masaje se establecen y aplican en función del objetivo especifico a conseguir. En caso de un masaje para relajación, inicialmente, se realiza "según demanda". Pero en caso de dolor -con el objetivo de: "conociendo el terreno a tratar evitar causar daño"-, y después de la recogida de datos y la posterior observación, se emplean técnicas de palpación y valoración como la "prueba del pliegue cutáneo de Kibler", o "pinza rodada durante el tratamiento", que permite apreciar zonas de hiperalgesia (las zonas de Head: zonas de hiperalgesia de la piel asociadas dolor referido, que manifiesta una alteración de un órgano interno, son muy sensibles al roce, al frío y al calor); a la rigidez muscular y/o trastornos vegetativos.
Técnica
En la práctica el quiromasaje se basa en la utilización de una combinación de movimientos técnicos denominados maniobras. Algunos son similares a los movimientos de amasar una masa para el pan: los Amasamientos; otros aportan un componente de fricción, presión, percusión o de vibración. A los que se pueden añadir cinesiterapia pasiva adecuada a cada situación, más estiramientos, y movilización articular apropiada, etc.
Generalmente el contacto se ejerce de un modo progresivo y extenso al principio para ir centrándose en las áreas más limitadas y tensas conforme progresa el tratamiento, de igual modo las maniobras se aplican de menor a mayor intensidad siendo la intensidad media y media-alta las más habituales y, se suele terminar con suave. Aunque ciertas maniobras que poseen su propia intensidad, p.e.: los "roces suaves", también llamados "pases neurosedantes" se aplican superficialmente "casi sin tocar" y lentamente. En cambio la fricción requiere un mayor contacto y velocidad.


Indicaciones

 

El masaje mejora el funcionamiento de las articulaciones, aumenta el riego sanguíneo y, favorecen los movimientos peristálticos del colon. Se incrementa el drenaje de fluidos (linfa y sangre), optimizando el funcionamiento de los órganos y, el transporte de oxígeno en la sangre, fundamental para restaurar la función.
Asimismo las maniobras de "bombeo" favorecen el "efecto de lavado pasivo", eliminando las sustancias de desecho producidas por el metabolismo muscular. Y de un modo reflejo el masaje colabora activamente en la regulación y equilibrio de los estados anímicos.
El masaje cumple varios de los preceptos de Andrew Taylor Still, uno es: "La regla de la arteria es absoluta" ya que nutre, limpia y aumenta las defensas de los tejidos, el otro es la "Ley de autocuración del cuerpo" pues lo anterior citado activa la Vis medicatrix naturae, la capacidad de autocuración del cuerpo humano.
Medios y agentes que facilitan el desplazamiento de las mano
Para facilitar el desplazamiento de las manos durante el masaje, se precisa, por regla general, una "medida justa" de crema o aceite. Y en determinadas maniobras para obtener un mejor agarre se usa talco o magnesia, asimismo cuando la piel lo permite se trabaja sin mediadores.
Antes de aplicar productos con esencias o perfume hay que conocer si la persona que recibe el tratamiento es propensa a algún tipo de reacción o alergia.
Asimismo los agentes que contienen medicamentos (tanto alopáticos, como homeopáticos), están directamente descartados, sin prescripción previa.
Por otro lado, y teniendo lo anterior presente, es muy agradable y útil durante el tratamiento utilizar las propiedades aromáticas, de los aceites esenciales (diluidos, previamente en otros aceites vehiculares o agua), conocido en medicina alternativa como aromaterapia.


Contraindicaciones


El masaje es un procedimiento seguro. Sin embargo, si su aplicación no es la apropiada o es inadecuada puede causar daños. Por ello aunque las ventajas sean numerosas es importante conocer las principales contraindicaciones para no perjudicar y actuar con seguridad y eficacia. Por lo que es necesario realizar: Una evaluación cuidadosa; El seguimiento de la situación general del paciente y los efectos tratamiento.

Como su nombre indica, las contraindicaciones, se refieren a aquellos casos en los que de una forma parcial o total, no conviene efectuar masaje. Y se reducen, en su mayoría, a la aplicación del masaje en el área a tratar. Por ejemplo (p.e.): es acertado aplicar QM en la zona cervical y en el músculo trapecio, a una persona con una enfermedad arterial importante de las extremidades inferiores (EEII). Pero no es adecuado realizar masaje en las EEII en caso de un edema importante, en ellas.

A continuación se citan las contraindicaciones más importantes:

  • Durante los tres primeros meses del embarazo (después, con prescripción médica).
  • Enfermedades infecciosas de la piel (p.e.: hongos, lupus o LES) y otras no infecciosas generalizadas (p.e.: dermatitis alérgica). Ulceras por decúbito (o UPP) y quemaduras.
  • Enfermedades vasculares inflamatorias (p.e.: flebitis) inflamaciones de los ganglios linfáticos y cadenas ganglionares. Debilidad vascular y retenciones circulatorias graves.
  • Trombosis y embolia arterial, por riesgo de embolismo pulmonar o de otros tejidos del organismo, venas varicosas avanzadas y en cardiopatías en general (p.e.: taquicardias, hipertensión arterial).
  • Inflamaciones agudas o patológicas con la sintomatología típica: calor, rubor (color) y aumento de volumen (tumor) y dolor.
  • Hematomas recientes, hemorragias, heridas sin cicatrizar, enfermedades agudas o en fase evolutiva, como estados febriles, náuseas, úlceras gástrica ó duodenal muy avanzada.
  • Enfermedades de tipo metabólico como la gota.
  • Fibrosis y enfermedades musculares degenerativas.
  • Enfermedades reumáticas agudas.
  • Enfermedades infecciosas o tumorales.
  • Procesos inflamatorios de origen bacteriano.
  • Problemas renales en fase aguda. Cálculos de riñón, vesícula en fase de expulsión.

Por regla general ante cualquier dolor que no se alivia con el masaje, sino que aumenta o empeora, se debe pensar que habrá alguna causa que nos indica que esta contraindicado, y se debe sospechar que: hay algún problema nuevo o, que el diagnóstico y por tanto el tratamiento no son los adecuados. En cualquier caso debemos remitir el paciente a su médico, para una nueva valoración.           


El masaje y el dolor


QuiromasajeLa aplicación de las maniobras de masaje no deben causar dolor, es recomendable estar atentos a las reacciones del sujeto que lo recibe, aplicando el contacto (como ya se comentó) de un modo progresivo y extenso al principio para ir centrándose en las áreas más limitadas y tensas conforme progresa el tratamiento. Por otro lado, en el caso de un sujeto que llega con dolor, el masaje es un buen recurso para aliviarlo.
Pues aumenta la circulación y favorece el retorno venoso; ayuda a drenar el exceso de linfa que se forma en las áreas edematosas. Permite liberar las fibras nerviosas atrapadas por desequilibrios mecánicos en las articulaciones y en los tejidos blandos que la rodean al relajar las áreas de tensión.
Al tocar con suavidad la piel, o mediante una presión mantenida los tejidos blandos durante el masaje se estimulan los mecanorreceptores (los corpúsculos o receptor sensorial de los cambios provenientes de la aplicación de la energía mecánica: tacto, presión, vibración). Esto permite "bloquear" el ascenso por la médula espinal de los impulsos dolorosos, trasmitidos por los receptores de dolor, (los nociceptores), en su camino hacia el encéfalo.
Respecto a esto R. Melzack y P. Wall desarrollan en 1965 y corrigen en 1980, la "teoría de la compuerta o de la puerta de entrada"...del dolor, o "the gate control theory of pain", en la que propugnaron la existencia de un mecanismo inhibitorio del dolor en la médula espinal que podía ser activado por conexiones neuronales locales como, por ejemplo, las fibras aferentes que transmitían el tacto. Años más tarde los vacíos encontrados en dicha teoría llevo a constatar la existencia de más de un tipo de dolor según el mecanismo fisiopatológico implicado.
Recopilando los datos conocidos en la última década sobre el estudio del dolor, se dedujo que este ya no puede ser considerado tan sólo como una sensación subjetiva (John J.Bonica, 1984, International Association Studi of Pain, IASP), sino más bien como experiencia sensorial y emocional en la que también participan aspectos sociales, como la educación, los factores culturales o las expectativas. Ya que son las personas las que padecen dolor. Y es ahí donde la terapéutica manual puede ayudar aportando equilibrio, calma, estimulando el poder autocurativo del receptor del masaje y, por tanto su salud.